Museo Arqueológico Nacional

Calle Serrano, 13

HORARIO


De martes a sábados de 9:30h a 20:00 h

Domingos y festivos de 9:30h a 15:00 h

Cerrado Lunes, 1 y 6 de enero, 1 y 15 de mayo y 24, 25 y 31 de diciembre

TARIFAS

Entrada general 3 €

Entrada reducida 1,50 €

Entrada gratuita

                         Sábados por la tarde y domingos por la mañana

                         18 de mayo, Día Internacional de los Museos

                         12 de octubre, Fiesta Nacional de España

                         16 de noviembre, Día del Patrimonio Mundial

                         6 de diciembre, Día de la Constitución Española

Las colecciones del museo pueden dividirse en:

  • Prehistoria
  • Protohistoria y colonizaciones
  • Egipto y Oriente Próximo
  • Grecia
  • Hispania romana
  • Hispania visigoda
  • Edad Media
  • Edad Moderna y Contemporánea
  • Numismática

 

Consulta el plano del Museo Arqueológico
plano-mano.pdf
Documento Adobe Acrobat [665.8 KB]

HISTORIA DEL MUSEO

 

El Museo Arqueológico Nacional fue fundado en 1867 por Isabel II, que siguió la tendencia europea de crear grandes museos nacionales destinados a mostrar los testimonios del pasado propios de cada país. Su creación supuso reunir en una única gran institución las colecciones de antigüedades, dispersas en diferentes lugares, con el fin de representar la historia de España, desde los orígenes a los tiempos más recientes, y ofrecer un panorama de las antiguas civilizaciones del resto del mundo.

 

La idea encontró impulso en el desarrollo que la arqueología alcanzó en esos momentos, así como en la toma de conciencia del rico patrimonio cultural que, a causa de invasiones, guerras y desamortizaciones, se encontraba en peligro de desaparición y era necesario proteger.

El nuevo Museo debía reunir, conservar y estudiar estos bienes para ponerlos al servicio de los ciudadanos, contribuyendo de este modo a su formación e instrucción.

RENOVACIÓN DEL MUSEO

 

Entre 2008 y 2013 se ha desarrollado la reforma del edificio y la reinstalación de su exposición permanente. El edificio se ha acondicionado logrando que sus espacios se distribuyan más racionalmente, sean más accesibles, dispongan del equipamiento tecnológico necesario y respondan a los criterios de confortabilidad y seguridad requeridos para hacer cómoda y placentera la estancia en él.

 

La ampliación de las áreas públicas ofrece a los visitantes una zona de acogida en condiciones idóneas, exponer nuevas colecciones, ofertar una amplia variedad de actividades simultáneamente y poner a su disposición nuevos servicios.

 

La renovación de las salas de exposición incorpora todos los medios técnicos y de comunicación que pueden favorecer la puesta en valor de las colecciones y la comprensión del discurso expositivo histórico propio del Museo, convenientemente actualizado y reinterpretado a la luz de los nuevos descubrimientos científicos.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Érase Una Vez Madrid