Teatro Español

Calle Príncipe, 25

Más programación, información y entradas en teatroespanol.es

Los otros Gondra

EN CARTEL DEL 10 DE ENERO AL 17 DE FEBRERO

 

Sonsoles Benedicto,Fenda Drame, Jesús Noguero, Borja Ortiz de Gondra , Lander Otaola, Cecilia Solaguren

 

De martes a sábado 20h30.
Domingo 19h30

 

¿Qué ocurrió realmente en 1985 en un frontón de Algorta entre dos Gondras? Hoy, cuando ya han transcurrido más de 30 años, intento averiguar la verdad, pero nadie desea hablar de aquel tiempo de violencia y de odios: unos piensan que es mejor no remover un pasado que aún duele y otros creen que hay que volver rápido aquella página. Y las preguntas se van acumulando: ¿hasta cuándo tendrá que seguir pagando mi prima Ainhoa por lo que hizo siendo una adolescente? ¿Hasta cuándo seguirá sufriendo mi madre por el perdón que nadie pidió? ¿Quién dará el primer paso para romper por fin la cadena de la culpa?

En Los Gondra exploré 100 años de historia de una familia vasca para averiguar cómo habíamos llegado hasta aquí. En Los otros Gondra (relato vasco), miro desconcertado a mi alrededor hoy y trato de contar hacia dónde vamos. ¿Qué haremos con 120 años de restos de Gondras cuando dentro de unos meses venza la concesión de la tumba familiar? ¿Qué peso pueden tener el apellido y la sangre para las nuevas generaciones? ¿Quién heredará la casa del padre y todo su pasado?

Quizás haya llegado el momento de hacerse esas preguntas en voz alta y encontrar motivos para la esperanza.

 

El sueño de la vida

EN CARTEL DEL 17 DE ENERO AL 24 DE FEBRERO

 

Dafnis Balduz, Ester Bellver , María Isasi ,  Raúl Jiménez , Daniel Jumillas , Jaume Madaula , Juan Matute , Antonio Medina 
Chema de Miguel , Koldo Olabarri 
Sergio Otegui , Juan Paños
Luis Perezagua , César Sánchez 
Nacho Sánchez , Emma Vilarasau

 

De martes a sábados a las 20h

Domingos a las 19h

 

La Comedia sin título es una obra de teatro que siempre estará por escribirse. Ésa es su potencia y yo no he pretendido clausurarla. Pero durante años me asomaba a la última línea del manuscrito como quien se asoma a la marea porque oye una voz que lo llama desde adentro. El sueño de la vida no pretende dar fin a la Comedia sin título, tampoco es una reescritura. Es un nuevo texto escrito en un vacío infinito, un diálogo entre lo que fue y lo que no pudo ser. 

Para su escritura fue decisivo el impulso y apoyo de la Consejería de Cultura de la Comunidad de Madrid, que convirtió en encargo real lo que era un sueño íntimo.
No puedo explicar mucho sobre los sentidos de El sueño de la vida. He escrito como quien atraviesa sonámbulo una habitación en llamas. Creo además que hay algo de alucinación en el centro de esta experiencia que se resiste al decir. Mucho de El sueño de la vida forma parte del misterio. No sé muy bien cómo se han entrelazado las imágenes de Lorca con la propia ni por qué venían al recuerdo algunos versos y otros no.  También en este proyecto hay mucho de juego, que es algo sagrado, y que algunos seguimos defendiendo ante este gobierno de lo útil, de lo necesario y de lo productivo.  Sí, he disfrutado mucho escribiéndola. No quiero cubrir esta experiencia con la pátina pesada de una falsa solemnidad. Hay más pulsiones lisérgicas que conscientes. 


El conflicto sobre la verdad en el teatro y en el amor que en El público sucede principalmente dentro del pecho de El director se intenta resolver aquí abriendo de par en par las puertas del teatro. Pero por esas puertas abiertas entran no sólo el optimismo revolucionario y los anhelos de un mundo más justo sino también las fuerzas más conservadoras, cínicas y agresivas. Y nos engañemos: éstas pueden encontrarse en los despachos pero también en los andamios. No hay síntesis apaciguadora en su resolución: porque es insufrible un teatro que dé la espalda a la realidad de su tiempo (“no quiero que se derrame sangre verdadera junto a los muros de la mentira”) pero ¿qué poesía se sobrevive doblegada ante la pólvora y los estrados? Como en El público nos encontramos un callejón sin salida; de ahí emerge la idea del sacrificio en este auto sacramental laico en el que creador aparece “como un agonizante de Dios” que no pertenece “ni al reino de los vivos ni al de los muertos” y, sin embargo, no puede dejar de pertenecer. Estos dos actos que no pretenden dar fin a nada sino entregar al presente la intimidad con una voz.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Érase Una Vez Madrid