Casa de Campo

Tiene más de 1.722 hectáreas, por lo que se considera el parque urbano más grande de España y el principal pulmón de la ciudad.

 

Su historia data de 1553, cuando Felipe II traslada la Corte a Madrid y ordena comprar la casa de campo de los Vargas, que con el tiempo va aumentando de tamaño gracias a la incorporación de fincas anexas. Con Fernando VI como Rey, se declara Bosque Real por la cercanía del Palacio Real y el uso que hacen de él. A mediados del siglo XVIII, reinando Carlos III, el parque experimenta unas reformas destinadas a las explotaciones agrícola y ganadera. Más adelante, en la Segunda República, deja de formar parte del patrimonio de la Corona y se hace pública para el uso y disfrute de todos los ciudadanos, aunque en los tres años de la guerra civil se convierte en frente de batallas y bombardeos. En 1946 vuelve a abrir el parque llevándose a cabo importantes repoblaciones forestales y se construyen instalaciones deportivas y culturales conformando lo que hoy es el espacio verde más grande la ciudad.

Se conservan edificaciones originales como el Palacio de los Vargas o el Puente de la Culebra, que Sabatini construyó en 1782 sobre el arroyo de Meaques, perteneciente a la cuenca del río Manzanares. También podemos encontrar La Tapia (construida por Sabatini para transportar el agua), el Puente del Ferrocarril, el Reservado (jardines situados junto al Palacio de los Vargas), la huerta de La Partida, las fuentes históricas o los restos de la guerra civil como trincheras y búnkeres, en su mayoría. 

 

En la Casa de Campo se pueden diferenciar tres ecosistemas: encinar, pinar y soto. En cuanto a la fauna, cuenta con 133 especies vertebradas, aproximadamente. Las aves son las más numerosas, especialmente los gorriones comunes, aunque el pechiazul, los pinzones o los mochuelos son otros ejemplares que también habitan en el parque. También, encontramos mamíferos como conejos, ardillas o, incluso, erizos. En cuanto a ovíparos, el sapo corredor, la salamanquesa, la culebra bastarda, el galápago leproso o la lagartija ibérica.

 

La Casa de Campo alberga desde instalaciones deportivas hasta las destinadas a la restauración y a la cultura. Hay espacios destinados para el footing, el tenis, la natación, el ciclismo, el piragüismo y el triatlón.

 

El Parque de Atracciones, el Zoológico y el Teleférico (que conecta el Paseo de Rosales con la Casa de Campo) también se encuentran en este recinto, al igual que el Recinto Ferial Casa de Campo, el pabellón MadridArena, el albergue juvenil y la Venta de Batán.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Érase Una Vez Madrid